Cancel Preloader
Aprender ruso facil

5 trucos para aprender un ruso

El aprendizaje de un idioma no es una tarea fácil, y su forma no tiene que ser igual para todas las personas. Todos somos diferentes y tenemos distintas formas de incorporar el idioma. A lo largo de los años, numerosos estudios han permitido ir descifrando la forma de funcionamiento de nuestra memoria y cómo influye la observación o la experiencia en la hora de construir  al conocimiento y el proceso de aprendizaje.

1.   Buscar una motivación:

Cada persona, a la hora de empezar a estudiar tiene que encontrar su propia motivación:

  • interés por la cultura y la lengua rusa,
  • intención de leer autores clásicos rusos en su idioma original,
  • alguna pariente o novio/a  ruso/a, 
  • hijos adoptados,
  • viaje a Rusia o al país de donde se habla ruso,
  • simplemente ganas de aprender un idioma nuevo.

Hay que tener bien presentes estos motivos, porque van a ser el motor propulsor durante todo el proceso de aprendizaje.


     2.     Encontrar tu propia forma de incorporar nuevos conocimientos:


Cada persona tiene distintas formas de aprender idiomas, tienes que descubrir qué clase de persona eres: visual, auditivo o kinestésico. Tenemos cinco sentidos: olfato, gusto, vista, tacto y audición. Las personas recibimos información del medio que nos rodea a través de estos cinco sentidos, ellos son los que nos permiten interactuar con el mundo, ellos son los que nos dan la información sobre lo que ocurre a nuestro alrededor. Pero ¿Todas las personas percibimos estas informaciones del mismo modo?

VISUALES

Puede que cuando conduzcas te guste escuchar música. Pero es posible que al llegar a la ciudad y al ver el tráfico denso y complicado, te moleste tener la radio encendida, y más si en lugar de música sean palabras lo que se escucha. No puedes concentrarte. Este sería un sencillo ejemplo de las personas que utilizan en mayor grado este sentido.

Las personas visuales aprenden las palabras viéndolas, incluso a veces las tienen que visualizar en orden como están puestos en la hoja.

Recomendación: trata de asociar a las palabras con algo visual. Por ejemplo si aprendes la palabra Собака (perro)  – imagina a un perro grande junto con la palabra escrita. Esto sería de gran ayuda. Haz tarjetas y miralas cada tanto.

AUDITIVOS

¿Eres de lo que suele expresar sus pensamientos en voz alta? ¿Prefieres siempre que otras personas te expliquen las cosas a leerlas tú mismo? ¿Sueles seguir con facilidad las conversaciones de las personas aunque estés mirando a otro lado? Si es así, tu modalidad de procesar la información es la auditiva.

Este tipo de personas aprende las palabras escuchándolas.

Recomendación: busca audios de los libros, vídeos explicativos en YouTube, o si no hay nada de eso, simplemente grava su voz y escucha la grabación una y otra vez. Pronuncia las palabras en voz alta.

KINESTÉSICOS

¿Cuáles son tus pasiones? ¿Te gusta la cocina, las manualidades, el deporte, trabajar al aire libre? ¿Prefieres experimentar las cosas antes de infórmate sobre ellas? Las personas kinestésicas a pesar de ser tranquilas, sienten un gusto especial por las emociones y por todo aquello que tenga que ver con las cosas manuales, con experimentar con el tacto, el gusto y el olfato. Son socialmente muy expresivas, de las que buscan la cercanía, los abrazos… el contacto físico.

Estas personas aprenden las palabras escribiéndolas.

Recomendación: Copia varias veces las palabras, las manos tienen memoria motriz y de esta forma grabas el conocimiento en el cerebro.

De todas formas, por más que te sientes identificado con uno de estos grupos, no descuidas los otros aspectos del aprendizaje. Refuerza tu forma de aprendizaje con los sentidos adicionales.

   3.     Estar en contacto con el idioma:


Busca estaciones de radio, programas de televisión. Lo ideal es un compañero de intercambio idiomático, participa en los grupos.  Estar en contacto con el idioma todos los días, aunque solo por poco tiempo. El idioma que no se practica, se pierde.
Mira películas, pero sin subtítulos (salvo en ruso).  Busca películas que te gustan mucho y las has visto miles de veces. O una película que la veas una vez traducida, para saber de qué se trata y después solo en ruso, focalizándose en los diálogos. No importa que no entiendas todo, pero si llegas a escuchar algunas de las palabras que ya sabes, seguro que las grabaras en la memoria.

    4.     Estudia vocabulario y gramática.


El vocabulario es la mochila de herramientas que se llena de a poco. Tener claro que herramientas tenemos nos ayuda a la hora de buscar la palabra justa.  Trata de estudiar las palabras en el contexto, busca asociaciones.Los hombres y las mujeres estudiamos de forma diferente. Los hombres tratan de comprender, mientras las mujeres memorizamos todo. Busca un equilibrio entre estas formas de aprendizaje.

Gramática es el conjunto de reglas que nos permite aplicar el lenguaje de forma correcta. Tienes que:·        Entender la gramática·        Preguntar para que sirve y cuando se usa·        Practicar (los ejercicios gramaticales son aburridos, pero no existe nada mejor por ahora)

    5.     No tengas miedo y disfruta.


¡Habla! ¡Habla! ¡Habla!

No hay que tener miedo a la hora de comunicarse, aprende a manejarte con el vocabulario que ya tienes y empieza a incorporar nuevo. La gramática es importante, pero si no armas una frase perfecta igual te van a entender.El miedo nos paraliza y nos deja mudos. No te olvides que nadie te obliga a estudiar, lo haces por tu propio placer, entonces nadie te va a poner un mal puntaje por no usar las declinaciones mal.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.